El hormigón impreso trabaja desde hace más de 30 años, pero hoy está de moda gracias a su gran gama de colores y texturas, que permiten hacer pavimentos resistentes, vistosos y muy duraderos. Al ser impermeable, soporta la caída de ácidos y manchas de grasa y aceite, además suele utilizarse en zonas muy castigadas por la circulación de vehículos, como aceras, parques, rampas, recintos feriales, etc. Todos estos factores hace que a día de hoy sea uno de lo productos mas demandados por los usuarios.