El hormigón impreso trabaja desde hace más de 30 años, pero hoy está de moda gracias a su gran gama de colores y texturas, que permiten hacer pavimentos resistentes, vistosos y muy duraderos. Al ser impermeable, soporta la caída de ácidos y manchas de grasa y aceite, además suele utilizarse en zonas muy castigadas por la circulación de vehículos, como aceras, parques, rampas, recintos feriales, etc. Todos estos factores hace que a día de hoy sea uno de lo productos mas demandados por los usuarios.
El hormigón impreso está formado por una mezcla de hormigón clásico (HA/25) con otras sustancias – adhesivos, micro fibras elásticas, barnices con la función de reforzar y aumentar la resistencia – le confiere una alta resistencia y durabilidad a ciclos constantes de congelación / des congelación y al mismo tiempo, ofrece una personalidad especial a todas las superficies sobre las que se aplica a través de sus formas y colores únicos.

 

Las ventajas del hormigón impreso

Entre las ventajas de los pavimentos de hormigón impreso frente a los pavimentos tradicionales (por ejemplo adoquines de hormigón o piedra natural así como grava) mencionaríamos:

  • Debido a la amplia gama de colores y patrones (también conocidos como moldes de hormigón ), esta tecnología de pavimentación ofrece posibilidades ilimitadas de personalización.
  • Debido a la fórmula especial para la preparación del hormigón estampado, que incluye sustancias con propiedades anti-agrietamiento y sustancias que inducen la superficie de este tipo de pavimento.
  • A diferencia de los pavimentos de adoquines, losas o piedra natural, en el caso del hormigón estampado no se trata de los espacios entre los elementos, espacios que posibilitan la aparición de maleza o infiltración de agua.
  • No sale a tiempo ni hace olas como el asfalto.
  • No se esparce por el patio como la grava.
  • Puede ofrecer la apariencia de pavimentos de lujo como los de piedra pequeña, pero sin sus inconvenientes (precio, espacios entre ellos, etc.).